Si bien es posible que usted no requiera asesoramiento permanente, probablemente le convenga que su empresa tenga un abogado a disposición. De este modo, cuando surja la necesidad de asesoramiento y apoyo legal, podrá trabajar con alguien con quien se siente cómodo y que comprende las necesidades de su empresa.